Balanza de la justicia

Cuando uno vive con el RECTO PENSAR, recto SENTIR y el recto OBRAR, las consecuencias suelen ser dichosas.

Si en el platillo de la balanza cósmica ponemos las buenas obras y en el otro las malas, es evidente que el Karma dependerá del peso en la balanza.

Si pesa más el platillo de las malas acciones, el resultado serán las amarguras; sin embargo es posible aumentar el peso de las BUENAS OBRAS, en el platillo del fiel de la balanza y en esta forma cancelaremos KARMA sin necesidad de sufrir. Todo lo que necesitamos es hacer BUENAS OBRAS para aumentar el peso en el platillo de las buenas acciones.

Nunca debemos de protestar con el KARMA, lo importante es saberlo negociar.

Quienes sufren en los hogares deberían multiplicar su HUMILDAD, su PACIENCIA y SERENIDAD.
No contestar con malas palabras; no tiranizar al prójimo, no fastidiar a los que nos rodean, saber dispensar los defectos ajenos, con una paciencia multiplicada hasta el infinito, así cancelarían su Karma y se volverían mejor.

Los enfermos, en vez de preocuparse tanto por sí mismos, deberían trabajar por los demás, hacer obras de caridad, tratar de sanar a otros, consolar a los afligidos, llevar el médico a quienes no tienen con que pagarlo, regalar medicinas, etc… Y así cancelarían su Karma y se volverían mejor.

Samael Aun Weor