Servicio

¿A qué se debe que algunas amas de casa no encuentren nunca quien les ayude fielmente, aunque traten bien a sus servidores y a otras en cambio todos le son fieles?

R.- Aquellas amas de casa que no encuentran servidumbre fiel y sincera, fueron en vidas anteriores déspotas, crueles con sus criados, y ahora no encuentran realmente quién les sirva, pues ellas nunca supieron servir en el pasado y eso es su consecuencia.

Samael Aun Weor

Obrar bien

Nada de lo que hagamos en la vida se queda sin pago sea bueno o malo.

Si hacemos obras buenas en favor de la humanidad doliente recibiremos de la ley en futuros retornos, ayudas económicas, posiciones destacadas, o dinero en abundancia; Si por el contrario hemos hecho mal a la humanidad pagaremos la deuda en futuros retornos de mucha miseria, enfermedades, ruina, etc.

«No solo se paga Karma por lo malo que hacemos, si no también por el bien que pudiéndose hacer no se hace»

Samael Aun Weor.

Karma familiar

Tengo un hijo de 20 años que desde hace dos años, no quiere vivir en el hogar, si no en casa de mis amigas.
No a querido estudiar ni trabajar, viene por un mes a la casa, se siente feliz por unos días y después empieza a disgustarse con todos, entonces se va otra vez de la casa.
¿Quisiera que me dijera usted a que se debe esto?


R.- Ese hijo solo le ha creado problemas.
Es claro que el resultado del desorden es el dolor.
No hay duda de que el no sabe ni quiere aprender a vivir, empero hay que tratarlo lo mejor posible, con infinita paciencia y amor.
No hay duda de que en un futuro tendrá fuertes tropiezos con amargas consecuencias.
Entonces comenzará a comprender la necesidad de establecer el orden en su vida.

Samael Aun Weor

Dharma

«Haced buenas acciones para que paguéis vuestras deudas».
Recordad que no solamente se paga con dolor; se puede pagar haciendo el bien.

Muchas personas que sufren, sólo se acuerdan de sus amarguras deseando remediarlas, mas no se acuerdan de los sufrimientos ajenos, ni remotamente piensan en remediar las necesidades del prójimo.

Si tales personas pensaran en los demás, en servir a sus semejantes, en dar de comer al hambriento, en dar de beber al sediento, en vestir al desnudo, en enseñar al que no sabe, etc, etc, etc; es claro que pondrían buenas acciones en el platillo de la BALANZA CÓSMICA para inclinarla a su favor; así alterarían su destino y vendría la suerte a su favor.

Samael Aun Weor

Karma y Dharma

¿Por qué hay algunas personas que estando bien preparadas, que trabajan mucho y luchan por conquistar una posición, no lo logran, en cambio otras con menos preparación y esfuerzos logran el éxito deseado?

R.- Todo depende de la ley del Karma.
Karma es una palabra que significa ley de acción y consecuencia.
Si en vidas pasadas hemos hecho mucho bien, entonces triunfamos con felicidad en la vida presente, más si en las vidas pasadas hemos hecho mal, entonces fracasamos en nuestra vida actual.

Samael Aun Weor

Balanza de la justicia

Cuando uno vive con el RECTO PENSAR, recto SENTIR y el recto OBRAR, las consecuencias suelen ser dichosas.

Si en el platillo de la balanza cósmica ponemos las buenas obras y en el otro las malas, es evidente que el Karma dependerá del peso en la balanza.

Si pesa más el platillo de las malas acciones, el resultado serán las amarguras; sin embargo es posible aumentar el peso de las BUENAS OBRAS, en el platillo del fiel de la balanza y en esta forma cancelaremos KARMA sin necesidad de sufrir. Todo lo que necesitamos es hacer BUENAS OBRAS para aumentar el peso en el platillo de las buenas acciones.

Nunca debemos de protestar con el KARMA, lo importante es saberlo negociar.

Quienes sufren en los hogares deberían multiplicar su HUMILDAD, su PACIENCIA y SERENIDAD.
No contestar con malas palabras; no tiranizar al prójimo, no fastidiar a los que nos rodean, saber dispensar los defectos ajenos, con una paciencia multiplicada hasta el infinito, así cancelarían su Karma y se volverían mejor.

Los enfermos, en vez de preocuparse tanto por sí mismos, deberían trabajar por los demás, hacer obras de caridad, tratar de sanar a otros, consolar a los afligidos, llevar el médico a quienes no tienen con que pagarlo, regalar medicinas, etc… Y así cancelarían su Karma y se volverían mejor.

Samael Aun Weor

Ley del Karma

Nunca debemos protestar contra el Karma, lo importante es saberlo negociar.
Los que están en miseria que revisen su conducta, que se juzguen a sí mismos, que se sienten aunque sea por un momento en el banquillo de los acusados, que después de un somero análisis de sí mismos modifiquen su conducta.

Si esos que se hallan sin trabajo se tornasen castos, infinitamente CARITATIVOS, APACIBLES, SERVICIALES en un ciento por ciento, es obvio que alterarían radicalmente la causa de su desgracia, modificando en consecuencia el efecto.

No es posible alterar un efecto, si antes no se a modificado la causa que lo produjo, pues como ya dijimos no existe EFECTO SIN CAUSA, NI CAUSA SIN EFECTO.

No hay duda que la miseria tiene sus causas en la borrachera, en la lujuria, en la violencia, en los adulterios, en el despilfarro y en la avaricia, etc. etc.

No es posible que alguien se encuentre en la miseria cuando el Padre que esta en secreto se encuentra presente aquí y ahora.


Samael Aun Weor

Ley del Karma

¿Porqué hay personas que desde que nacen están trabajando sin descanso, como si estuvieran sufriendo una condena hasta que se mueren, y en cambio otras viven bien sin tanto trabajo?

R.- Eso se debe a la Ley del Karma.
Las personas que trabajan excesivamente y no progresan, en vidas pasadas hicieron trabajar mucho a otras, explotando a sus súbditos en forma despiadada y ahora sufren las consecuencias, trabajando inútilmente, pues no progresan.

Samael Aun Weor

«Si ustedes sufren y padecen de algo (economía, salud, trabajo, problemas familiares, sientes que nadie te comprende) ustedes mismos pueden cambiar su ciclo».

«Si no haces nada, seguirás padeciendo, si protestas será más fuerte tu dolor».

Tipos de matrimonio según el Karma

Mi hijo contrajo matrimonio y le fue sumamente mal; las empresas dónde él trabajaba quebraban; solicitó un préstamo al banco para poner un negocio y fue rotundamente al fracaso; todo lo que él emprendía fracasaba; tuvo que divorciarse de su esposa a causa de tantos disgustos que tenían. Después de algún tiempo contrajo nuevas nupcias y aquel hombre, al que solo le falto pedir limosna, ahora se encuentra muy bien y cada día va en aumento su éxito. ¿A que se debe esto?

R.- Existen 3 vínculos matrimoniales: el primero Kármico, el segundo Dhármico y el tercero Cósmico.
Los primeros son de dolor, miseria, hambre desnudez, desgracia. Los segundos son de éxito, dicha, amor, progreso económico, etc. Y los terceros son únicamente para las almas selectas, puras, santas y traen como es natural felicidad inagotable.
Sobre el caso que usted me pregunta debo decirle que pertenece al primer orden de estos 3 estados matrimoniales (kármico). No hay duda de que su hijo y su primer esposa sufrieron lo indecible pagando las malas acciones de sus vidas anteriores, es claro que ellos en antiguas vidas fueron también marido y mujer, mas hicieron mucho mal, no supieron vivir y como resultado fue el dolor.
El nuevo matrimonio de su hijo fue benigno desde el punto de vista económico, podemos catalogarlo como de buena suerte, dhármico diríamos, resultado de buenas obras en vidas anteriores. La segunda esposa también vivió con él en vidas pasadas y como quiera que con ella observó una conducta mejor el resultado es que ahora cambió su suerte, le mejoró su vida, eso es todo.

La ley del karma

Las malas acciones se combaten pagando con BUENAS OBRAS e intensos sacrificios sinceros y conscientes en favor de la humanidad doliente.

Pregunta:
Maestro mi hijo tiene 5 años de enfermo; hemos gastado mucho en doctores y no le encuentran la causa exacta de la enfermedad; unos dicen que tal vez sea un choque nervioso, ya que ha sido un muchacho bastante inteligente en sus estudios; otros suponen que ha sido víctima de trabajos de hechicería. ¿Qué opina usted?

R: A todas luces resalta con estera claridad meridiana un castigo, un karma mental por mal uso de la mente en vidas anteriores. Si usted quiere que su hijo sane, luche por sanar a otros enfermos mentales, con el propósito de modificar la causa originaria. Recuerde que solo modificando la causa se modifica el efecto; desafortunadamente los enfermos tienen una marcada tendencia a encerrarse dentro de su propio círculo; rara vez en la vida se ve el caso de que un enfermo se preocupe por curar a otros enfermos; si alguien lo hace, es claro que sana de sus propios dolores.

Yo le aconsejo, ya que en este caso preciso su hijo no podría dedicarse a sanar a otros, hacerlo usted en nombre de él; no olvide las obras de caridad; preocupese por la salud de todos los enfermos mentales que encuentre a su paso; haga bien por toneladas.

También puede ayudar en este caso concreto de su hijo y en forma específica el glorioso Ángel Adonay, el ángel de la luz y la alegría. Este maestro es muy sabio y si usted se concentra intensamente rogándole en nombre del Cristo sanar a su hijo, estoy plenamente seguro de que de ninguna manera se negaría a hacer esa obra de caridad; más no olvide: «A Dios rogando y con el mazo dando»; suplique y haga bien por toneladas; ese es el camino.