Paz

La Paz es el perfume delicioso del corazón tranquilo.

La violencia origina más violencia; el odio produce más odio.
La Paz no se puede conquistar, la Paz no puede ser el resultado de la violencia.

La Paz sólo adviene a nosotros cuando disolvemos el YO, cuando destruimos dentro de nosotros todos los FACTORES PSICOLÓGICOS que producen guerras.

La Paz nace en nosotros cuando hemos cambiado radicalmente en forma íntima.

Los maestros y maestras de escuelas, universidades, colegios, deben trabajar por la Paz.

Es urgente, es indispensable enseñarles a los alumnos y alumnas de la nueva generación el camino a seguir, el camino íntimo que puede conducirnos con entera exactitud a la paz auténtica del corazón tranquilo.

Samael Aun Weor