Dios Pakal

Palenque, Chiapas. México.

Hace tiempo estuve explorando aquella tumba maravillosa, en realidad de verdad, que PALENQUE ofrece sorpresas magníficas.

En el derredor de PALENQUE pudimos encontrar toda una ciudad funeraria que está aún por descubrirse, lástima que multitud de templos y sepulcros estén ahí, hoy en día, cubiertos totalmente por la selva. Nos maravillamos de todo esto.

Aparece sobre la piedra, que pesa varias toneladas y que cubre el sepulcro, una gran cruz, hecha con cañas de MAÍZ, y esto nos invita a la reflexión, entre los Mayas, así como los Náhuatl, Zapotecas, Toltecas, etc.

El MAÍZ es sagrado, alegoriza o simboliza la simiente humana, por ejemplo: en China, India, Japón, etc., la simiente humana está alegorizada o simbolizada por el arroz y en los pueblos cristianos de Europa y Medio Oriente, la simiente fue alegorizada por el trigo.

Descendimos las escalinatas que conducen al sepulcro del «DIOS PAKAL»; una piedra triangular sella la entrada, ahora esa piedra esta colocada a un lado, el hecho de que sea triangular tal piedra, nos invita a pensar en muchas piedras triangulares de las catedrales góticas de Europa.

Esa piedra triangular representaría para el mundo cristiano: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, es decir a las 3 fuerzas de la naturaleza: Santo Afirmar, Santo Negar y Santo Conciliar.

Obviamente sin estas 3 fuerzas no puede haber ninguna creación, cuando esas 3 fuerzas fluyen en direcciones diferentes, no hay creación, surge una nueva unidad cósmica dentro del espacio infinito, cuando esas 3 fuerzas coinciden en un punto dado, se realiza una creación.

En una de sus manos aparece un cubo, una piedra cúbica y en la otra una esfera. La piedra cúbica nos indica realmente, este hombre era tan sabio que poseía la piedra filosofal, es decir la piedra de la verdad, un hombre que había encontrado la verdad. Y en cuanto a lo otro, en cuanto a la esfera, nos indica que era un HOMBRE PERFECTO, hombre que había DESPERTADO SU CONCIENCIA, un hombre que gozaba de SABIDURÍA INFINITA.