Humildad, Paciencia y Serenidad

Quienes sufren en sus hogares deberían multiplicar su humildad, su paciencia y serenidad.

No contestar con malas palabras, no tiranizar al prójimo, no fastidiar a los que nos rodean, saber dispensar los defectos ajenos con una paciencia multiplicada hasta el infinito.

Así cancelarían su karma y se volverían mejor.

Samael Aun Weor

Karma familiar

Tengo un hijo de 20 años que desde hace dos años, no quiere vivir en el hogar, si no en casa de mis amigas.
No a querido estudiar ni trabajar, viene por un mes a la casa, se siente feliz por unos días y después empieza a disgustarse con todos, entonces se va otra vez de la casa.
¿Quisiera que me dijera usted a que se debe esto?


R.- Ese hijo solo le ha creado problemas.
Es claro que el resultado del desorden es el dolor.
No hay duda de que el no sabe ni quiere aprender a vivir, empero hay que tratarlo lo mejor posible, con infinita paciencia y amor.
No hay duda de que en un futuro tendrá fuertes tropiezos con amargas consecuencias.
Entonces comenzará a comprender la necesidad de establecer el orden en su vida.

Samael Aun Weor